Señales Geofisicas de Terremotos y Volcanes

Date:
Time: 3:00 pm

El Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción (DGEO), invita a participar de este seminario gratuito, y abierto a toda la comunidad.

Exponen:

  • Klaus Bataille, Académico Cs. de la Tierra UDEC
  • Nicolás Hernández, Alumno Geofísica UDEC
  • Felipe Vera, Alumno Geofísica UDEC
  • Diego Molina, Alumno Geofísica UDEC
  • Camila Novoa, Geofísica UDEC
  • Alexandra Quiroga, Alumna Geofísica UDEC
  • David Mora, Alumno Doctorado Cs. de la Tierra
  • Nicole Catalán, Geofísica y Alumna Doctorado Cs. de la Tierra

La actividad se llevará a cabo en el Auditorio Alamiro Robledo, de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (primer piso), de la Universidad de Concepción, el viernes 6 de mayo del presente, entre 15 a 18 hrs.

Afiche

 

Resumen:

En la ultima década han ocurrido grandes terremotos en Chile y otras zonas, con afortunadamente bastantes instrumentos de monitoreo. Esto permite la realización de estudios detallados sobre los procesos asociados a estos eventos.

Un grupo de alumnos ha estado trabajando en un modelo de subducción, basado en la combinación de dos conceptos bien establecidos en relación al ciclo sísmico en zonas de subducción:  (a) slab-pull como fuerza principal del movimiento tectónico y (b) la existencia de una zona fragil en la placa subductante. Lo anterior, implica que dos grandes zonas de deformación deberían ser desarrolladas en el proceso de subducción: En la interface superior, localizada entre la placa oceánica subductante y la continental se precisa un movimiento de tipo inverso, a su vez, en la zona inferior emplazada entre el contacto de la zona dúctil y la placa subductante se caracteriza un movimiento de tipo normal.

Esta cualidad, es posible de modelar como una dislocación, y permite describir el proceso tectónico de “carga” y “descarga” de una zona de subducción, otorgando así, una evaluación con sentido físico para las diferentes etapas del ciclo sísmico (intersísmico, cosísmico y postsísmico), y respaldado a la vez, por información sísmica (fase-W) y desde la elevada cobertura de información geodésica disponible en los últimos años, en específico, desde el registro de receptores de posicionamiento (GPS) terrestres y submarinos.

Ver programa AQUÍ.